Accidente reaviva la polémica por el boulevard del bicentenario

Sucedió este viernes en San Martín. Se convirtió en el primer incidente sobre la obra inaugurada hace apenas tres días. No hubo que lamentar heridos.

VIERNES 23 DE DICIEMBRE DE 2016 . 14:00

(Foto: Gentileza).

 

Un grave accidente de tránsito puso nuevamente al rojo vivo la polémica construcción del boulevard de los 200 mástiles, que se inauguró hace tres días en el marco de los festejos por el bicentenario del departamento de San Martín.

Esta mañana, cerca de las 8:30, un Chevrolet Corsa Classic impactó de frente contra uno de los mástiles ubicados en la intersección de la avenida Alem y calle Remedios de Escalada, a pocos metros del Paseo de la Patria y del edificio municipal.

Según testigos ocasionales, el Corsa -conducido por Carlos Agüero- circulaba de Este a Oeste por Alem y colisionó con un Fiat Estilo que estaba al mando de Wanda Mabel Giorgio –trabaja en el hospital Saporiti de Rivadavia- que lo hacía de Sur a Norte con dirección a la calle Viamonte.

Tras el impacto, el vehículo de Agüero recién se detuvo al destrozar uno de los canteros e impactar de frente contra un mástil del separador central. Aparentemente, la imprudencia y la falta de funcionamiento de la red semafórica, convergieron para que sucediera el primer accidente sobre la remodelada avenida.

Este accidente se suma a la lista de cuestionamientos que surgió desde que Este Online anunció la construcción del monumento del bicentenario. Las críticas no sólo surgieron por la inversión que requirió esta obra en medio de otras necesidades, sino también por la seguridad vial.

Una de las voces en contra fue la del concejal radical Mauricio Petri, quien hace dos meses manifestó que “este monumento millonario implicaba desatender otras urgencias y, además, significaba un peligro vial”. Así lo aseguró mientras impulsaba una campaña que juntó cientos de firmas para frenar el inicio de esta obra.

Justamente, el edil publicó esta mañana imágenes del accidente en su cuenta de twitter con el título: “El tercer accidente y contando, en la obra de los mástiles”. Según su análisis, los anteriores dos incidentes ocurrieron mientras se construía el separador central que significó una inversión cercana a los 6 millones.