La nueva y peligrosa tendencia de los tatuajes blackout

La última moda entre los famosos es pintarse grandes partes del cuerpo de negro, sin reparar en los problemas que puede causar. Cuáles son los riesgos de esta técnica invasiva que gana cada vez más adeptos.

MIÉRCOLES 18 DE ENERO DE 2017 . 9:48

La tendencia que utilizan las celebridades.

 

Los tatuajes hace tiempo que pasaron de ser una moda para convertirse en una práctica habitual, sobre todo en los jóvenes. Sin embargo en los últimos meses personajes famosos como Candelaria Tinelli y Lionel Messi popularizaron los llamados black tattoos, marcando una tendencia entre los fanáticos de los grabados bajo la epidermis.

No es una experiencia nueva ni mucho menos, aunque ahora se han convertido en un tipo de arte. Se trata de grandes zonas del cuerpo pintadas completamente de negro, inspirada en los tatuajes tribales y que, desde hace tiempo, se usan para tapar grabados anteriores.

Dejando de lado la discusión sobre los gustos estéticos y la apariencia del tatoo con el envejecimiento de la piel, no se debe desatender un aspecto primordial: la salud. Desde la Sociedad Argentina de Dermatología (SAD) advirtieron en un comunicado que "se trata de una técnica invasiva no completamente regulada por la autoridad sanitaria y plantea riesgos por los tintes".

En tanto, el doctor Raúl Villa, jefe del Servicio de Dermatología del Hospital del Carmen, al ampliar el tema aseveró que provocan un “ocultamiento” por lo que muchas veces es difícil diagnosticar una lesión a tiempo.

¿Qué riesgos conlleva un tatuaje Blackout?

Los riesgos que implica un tatuaje independientemente de su extensión son bajos. Villa explicó que en algunos casos se produce un efecto de inflamación o decamación de las lesiones, aunque también pueden darse reacciones alérgicas y raramente hemorragias, infecciones, cicatrices queloides (cicatrices de grosor mayor al normal) o necrosis de la piel.

Estos efectos secundarios se pueden dar por características físicas del paciente o por problemas técnicos del tatuador, aunque ocurre con menos frecuencia porque tanto los materiales esterilizados como el uso que hacen de ellos son buenos en general.

En cuanto a esta tendencia, el profesional de OSEP aclara que “implican un desafío para el dermatólogo porque producen un ocultamiento” y por lo tanto “lo más probable es que retarde el diagnostico de una lesión, fundamentalmente de los melanomas que requieren de una intervención temprana para lograr una curación y promover una larga sobrevida del paciente”.

El especialista recomienda además que si una persona tiene una lesión en el sitio donde se va a tatuar realice una consulta previa con el dermatólogo para consensuar los riesgos posibles de efectuarlo en esa zona.

El médico prácticamente no utiliza la técnica del tatuaje. En algunas circunstancias aplica la dermopigmentación buscando un efecto terapéutico-estético, por ejemplo para remplazar cejas en pacientes que por distintas causas las han perdido, delinear el borde rojo de los labios cuando hay cicatrices o para ocultar algunas manchas”, contó el doctor Raúl Villa.