Controlan los focos de incendio en Santa Rosa y La Paz

Las cuadrillas están trabajando desde el viernes pasado en los incendios que se originaron en ambos departamentos. Las llamas destruyeron cerca de 60 mil hectáreas, consumieron un puesto y mataron a más de 35 animales.

MIÉRCOLES 25 DE ENERO DE 2017 . 19:30

Gentileza.

 

Brigadistas continúan trabajando en los focos de incendios que afectan distintos puntos del Sur y del Este provincial, algunos de ellos contenidos. En Santa Rosa y La Paz, desde la semana pasada, el fuego afectó 52.900 hectáreas y causó la muerte de más de 35 animales.

“Seguimos muy atentos porque aún hay focos que no se han podido controlar. En algunas zonas habrá condiciones muy peligrosas para la propagación y el combate de los incendios para los próximos días, según ha indicado el Servicio Meteorológico Nacional”, explico Guillermo Ferraris, coordinador del Plan Provincial de Manejo del Fuego.

El equipo que trabaja para sofocar las llamas está integrado por brigadistas del Plan Provincial de Manejo del Fuego junto a guardaparques de Malargüe, Ñacuñán, Telteca y Divisadero Largo –de la Dirección de Recursos Naturales Renovables–, Bomberos de la Policía de Mendoza y grupos de pobladores. 

Las cuadrillas disponen de cinco camionetas 4 x 4 del Plan Provincial de Manejo del Fuego equipadas con un kit de acción rápida, más cuatro autobombas forestales con capacidad de 8.500 litros de agua. Asimismo, se cuenta con un avión observador y un helicóptero del Sistema Nacional de Manejo del Fuego.

En Santa Rosa, las llamas se originaron como consecuencia de un rayo que cayó, el pasado 21 de enero, en el campo La Argentina, ubicado en la Ruta Provincial 153. Hasta el momento, el fuego afectó alrededor de 26.900 hectáreas y se desplazó por los campos de El Zapatino, San Ramón, Fátima y Estancia Don Doménico (colindante con la Reserva Ñacuñán).

La situación en los campos incultos de ese departamento está controlada, al igual que sucede en La Paz. Allí, el fuego mató más de 35 animales y arrasó el puesto La Esquina. En tanto, los propietarios de otros cinco puestos fueron evacuados por precaución. Según cálculos preliminares, las llamas habrían afectado más de 26.000 hectáreas.  

Más de 100 mil hectáreas afectadas en Mendoza

En lo que va del año se produjeron 34 focos de incendio en la provincia, que suman 113.773 hectáreas afectadas. En comparación con otras temporadas, si bien se registra un incremento del número de incendios –varios de ellos de gran magnitud–, en esta temporada se redujo el promedio de superficie afectada por incendio por debajo del promedio histórico. Esto se debe al pronto y efectivo accionar de los brigadistas.

También hubo una disminución de cantidad de incendios forestales por causas humanas, lo que debe adjudicarse, según afirmó Guillermo Ferraris, a la fuerte campaña de concientización gubernamental que desde mediados de año se implementó con la consigna “El fuego no es un juego”.

Esta acción se realizó con el objetivo de reforzar los hábitos de la población de apagado de brasas –de asados y fogones– en sus salidas al campo, dar un aviso rápido al 911 ante la visualización de llamas en espacios naturales, como también cambiar el hábito de quemar pastizales u hojas secas en temporada otoñal e invernal.

La Secretaría de Ambiente reitera a la población la necesidad de cuidar el encendido y apagado de brasas en espacios verdes. Deben ser completamente apagadas con agua, por lo que se recomienda llevar siempre un bidón a las salidas al campo en las que no hay disponibilidad de agua cerca.

La costumbre de apagar las brasas con tierra no es efectiva, ya que se mantiene el calor y se puede reavivar el fuego ante una simple brisa. Lo más adecuado es fijarse bien en que las brasas hayan quedado frías antes de irse del lugar.