Las escuelas realizarán simulacros por sismo cada tres meses

La Dirección General de Escuelas y Defensa Civil acordaron estas prácticas para fortalecer la información y las acciones ante un eventual sismo. Confirman la fecha del primer simulacro de evacuación del próximo ciclo lectivo.

DOMINGO 5 DE FEBRERO DE 2017 . 21:48

(Foto: Gentileza).

 

La Dirección General de Escuelas junto a la Dirección de Defensa Civil acordó que para el próximo ciclo lectivo se realizarán, en todas las escuelas de la provincia, ejercicios de simulacro de evacuación por sismo cada tres meses.

El primero se realizará el martes 4 de abril en los casi 3.000 establecimientos escolares, donde participarán más de medio millón de alumnos. Cada establecimiento, de acuerdo al horario de cursado, realizará los ejercicios de evacuación a las 10.30, 15.30 y el 20.30, remarcó el referente de la DGE.

“Los mendocinos somos conscientes de que vivimos en una zona sísmica activa, por lo que debemos trabajar de manera coordinada para realizar una evacuación correcta. Por ello, este año vamos a realizar este ejercicio cada tres meses”, sostuvo Eduardo Andrades, referente de la DGE ante Defensa Civil.

“El primero lo estamos articulando con Defensa Civil para realizar los ejercicios de evacuación en conjunto con los bomberos y la Policía de Mendoza, donde se van a dar charlas y se va a explicar cómo accionar frente a un sismo de gran magnitud”, puntualizó Andrades.

El funcionario agregó que “todos los alumnos y docentes realizan este simulacro para instalar la idea de que vivimos en una zona sísmica activa y debemos tomar todas las previsiones necesarias para garantizar la seguridad de los niños. Tanto los alumnos como docentes están preparados para responder adecuadamente. Esto es una seguridad para todos”.

Prevención: Plan de Acción Familiar (PAF) y mochila de emergencias

El PAF es una de las herramientas básicas que debe tener en cuenta una familia, ya que requiere de un profundo diálogo sobre los posibles escenarios que se pueden desarrollar y las posibles soluciones. Esta planificación ayuda a que la familia esté organizada y sepa cómo actuar.

Deben pensar en elegir un punto de encuentro seguro para reunirse en caso de no estar en el hogar (plaza, parques cercanos) y también un punto seguro dentro de la casa para refugiarse.

Es importante que algún integrante de la familia aprenda prácticas de primeros auxilios para ayudar a lesionados. Deben planear quién se encargará de cortar la luz o el gas; tener matafuego a mano; conocer el lugar donde estará la mochila de emergencia para tomarla de inmediato y planear cómo poner fuera de peligro a niños, ancianos, personas con discapacidad y mascotas.

Estas recomendaciones también son aplicables a los grupos de trabajo, donde deben planificar roles y preparar un kit de emergencias.
El Plan de Acción Familiar (PAF) incluye aprender a armar una mochila de emergencia, con los elementos indispensables para subsistir luego de un desastre.

La mochila incluye un listado de cosas que deben estar siempre preparadas para estos casos y en lo que se refiere a alimentos, revisar cada determinado tiempo las fechas de vencimiento. Lo básico es: agua potable, alimentos no perecederos, como enlatados, abre lata, arroz, alimentos secos, barras de cereal o chocolate, lista con teléfonos importantes de familiares, bomberos, hospital, 911.

También debe llevar una lista con los nombres de nuestros familiares (DNI, grupo sanguíneo, obra social, medicamentos que toman), lista de nombres y teléfonos de familiares cercanos; botiquín de primeros auxilios con medicamentos vitales; radio a pilas; linterna y pilas; silbato y guantes; documentos personales y sus copias; muda de ropa y manta de abrigo; kit de aseo; herramientas y alambre.

Es importante que los ciudadanos estén atentos a las indicaciones de las autoridades de Defensa Civil que van brindando en cada momento a través de los diferentes medios de comunicación.

¿Qué hacer en caso de un terremoto?

Los especialistas solicitan que hay que conservar la calma, tranquilizar a las personas que estén a su alrededor, no apresurarse a salir, ejecutar las acciones previstas en el plan familiar, dirigirse a los lugares seguros previamente establecidos;

Deberá colocarse la cabeza entre las rodilla y cubrirla con las manos o ponerse en posición fetal, cubriéndose la cabeza. En general se ha comprobado que cuando las paredes o techos caen queda una zona de sombra que constituye un hueco en el que se puede salvar de ser aplastado.

Además, no hay que utilizar los ascensores, alejarse de los objetos que puedan caer, deslizarse o quebrarse; intentar cerrar las llaves del gas, corte la luz y evitar prender fósforos o encendedores o cualquier fuente de incendio ante una eventual pérdida.

Como así también ejecutar el plan previo sin distracción. La mayor parte de las víctimas se producen por colapso de paredes y techos, vidrios y objetos cortantes o pesados que caen.