El INV estima una cosecha superior al 47% para la zona Este

Según la evaluación definitiva del INV, se espera una mejora con respecto a la magra vendimia de 2016. En Mendoza el incremento alcanzaría el 24% y en todo el país alcanzaría sólo el 8 por ciento.

DOMINGO 5 DE MARZO DE 2017 . 21:00

(Foto: Este Online).

 

De acuerdo al segundo ajuste de pronóstico de cosecha del Instituto Nacional de Vitivinicultura (INV), la zona Este cosecharía un 47,5% más que en 2016, unos 610 millones de kilos de uva. Mientras que en el mejor de los casos, el incremento alcanzaría el 63% y se recogerían 674 millones de kilos, contra los 413 millones del 2016.

Según ese informe, en Mendoza se cosecharán entre 1.269 millones de kilos y 1.402 millones de kilos, lo que significa un aumento entre el 24 y 37% con respecto a la magra vendimia de 2016: 1.019 millones de kilos. Algunos viñateros señalaron que el pronóstico “está alejado de la realidad”.

Con respecto al resto de las zonas vitivinícolas de la provincia, en el Centro se espera levantar 2.063.000 quintales, en la Norte 1.440.000 quintales, Valle de Uco 2.100.000 quintales y en el Sur 990.000 quintales. Las últimas dos regiones fueron las más perjudicadas por el granizo y las intensas lluvias. 

En tanto, en todo el país se cosecharían entre 1.879 y 2.075 millones de kilos, lo que implica un aumento sólo del 8,75% comparado con 2016 cuando se levantaron 17.282.919  quintales, en lo que se consagró como la peor de cosecha desde 1960. 

Por su parte, en San Juan la cosecha sería de un 16,5 %menos que en 2016, unos 490 millones de kilos de uva. En el mejor de los casos la merma sólo alcanzaría un 8 % y se recogerían 540 millones de kilos, contra los 587 millones del 2016.

“Mendoza todavía no se recupera a valores promedio. Las heladas de setiembre y octubre afectaron a casi todas las blancas base de espumantes, tipo chardonnay y a otras variedades tempranas. Eso  se hace más evidente en racimos poco tupidos y con menor tamaño de grano. También han influenciado las ondas de calor en el crecimiento de las bayas” sostuvo, Alejandro Marianetti, a cargo del departamento de estudios vitícolas del INV. 

Agregó: “No hay que olvidar los daños que causa la Lobesia. Si bien estamos mucho mejor que el año pasado  porque no hemos tenido condiciones climáticas predisponentes, a lo que se han sumado unas 30 mil hectáreas cubiertas con feromonas que han bajado la incidencia de la plaga, el daño existe. Igual esto es una foto al  24 de febrero, y esta situación puede cambiar”.