Reclaman la construcción de una escuela prometida desde hace 6 años

Se trata del establecimiento educativo Ana María Castillo, de San Martín. Más de 100 alumnos tenían clases en dos viviendas alquiladas. Funcionarios del Gobierno provincial aseguraron que las obras comenzarán en pocas semanas.

MARTES 7 DE MARZO DE 2017 . 12:00

Las mujeres desplegaron una bandera para reclamar la construcción del edificio propio (Foto: Este Online).

 
circulo
Por Javier Disparti

Después de numerosos reclamos, promesas incumplidas y licitaciones caídas en los últimos años, la Subsecretaría de Infraestructura Social Básica del Gobierno de Mendoza confirmó la inminente construcción de la escuela 1-738 Ana María Castillo, en el departamento de San Martín.

Así lo aseguró el Director General de Escuelas (DGE), Jaime Correas, en compañía del delegado regional de la zona Este, Hugo Martín, a un grupo de madres que se acercaron hasta la inauguración del Jardín de Infantes "Tomás Lancellotti", con la intención de reclamar por la construcción del edificio propio, postergado desde hace seis años.

Según lo expuesto por funcionarios de Infraestructura y de la DGE, la edificación del edificio escolar comenzará en mayo y estará ubicado en la intersección de la avenida Lima y calle Los Paraísos, del barrio Mebna. La obra, cuya inversión rondará los $24 millones, estará a cargo de la empresa Murga y Hanne SRL, de la provincia de Tucumán.  

Cabe recordar que, durante la gestión del gobernador Francisco Pérez, la construcción del nuevo edificio fue licitada en varias oportunidades, pero con resultados negativos. En algunas oportunidades, no se presentaban empresas oferentes o las ofertas económicas superaban los presupuestos oficiales.

Se trata de una escuela muy esperada por los padres y docentes de 110 alumnos que, hasta diciembre del año pasado, estudiaban en condiciones de "hacinamiento" en dos viviendas alquiladas del barrio Mebna. Allí, en seis habitaciones y en un garaje, se les daba enseñanza a chicos de primer a séptimo grado. Además, debían compartir los baños con los maestros y celadores.

En una de las últimas protestas, los padres comentaron a Este Online que “en cada turno habían hasta 25 chicos por curso o habitación” y que en algunas oportunidades hubo alumnos que sufrieron descompensaciones por las altas temperaturas y ante imposibilidad de contar con equipos de aire acondicionado.

Desde ayer, tras vencer el contrato de alquiler, los chicos comenzaron las clases en las tres salas que ocupaban los niños del jardín Lancellotti. Mientras que la escuela Martín Fierro nos cedió un aula para los años del turno tarde", explicó Rosana Echenique, una de las madres que encabezó el reclamo por el edificio propio para la escuela primaria.

En cuanto a las especificaciones técnicas, la escuela Ana María Castillo tendrá una superficie de 1.327 metros cuadrados y poseerá una matrícula de 420 chicos. La construcción tendrá un plazo de 365 días, con el objetivo que finalice antes del receso invernal del próximo año.