Murió un obrero que cayó del techo de una escuela de San Martín

Ocurrió mientras trabajaba en el recambio definitivo de la cubierta del establecimiento Corrientes. Habría perdido el equilibrio y cayó al piso desde una altura de 4 metros. Suspendieron las clases hasta el próximo lunes.

LUNES 10 DE ABRIL DE 2017 . 14:00

(Foto: Matías Esquivel).

 
circulo
Por Javier Disparti

Un hombre que se encontraba realizando reparaciones en la escuela 1-055 Corrientes, de San Martín, falleció esta mañana al caer del techo en el que se encontraba trabajando. Por el accidente, las clases quedaron suspendidas hasta el próximo lunes. 

Por causas que se tratan de establecer y que son materia de investigación, Rodrigo Maximiliano Pérez, de 28 años, habría perdido el equilibrio y cayó a un patio interno en donde no había nadie, con lo que sufrió golpes que le provocaron la muerte inmediata.

Según fuentes policiales, en el momento del accidente, la víctima se encontraba, junto a otro compañero, colocando chapas de zinc para la empresa constructora Palazzini, encargada del reemplazo de 1.900 metros cuadrados de la cubierta del establecimiento educativo, ubicado en la calle French al 149.

Al lugar acudió una ambulancia del Servicio Coordinado de Emergencias, pero los médicos sólo pudieron constatar el deceso del joven oriundo de Guaymallén. En tanto, personal de la Policía Científica estuvo trabajando para esclarecer el hecho y determinar si se cumplían las normas de seguridad, como el uso de arnés y elementos de protección.

El incidente causó conmoción entre las autoridades y los padres de los alumnos del colegio, que en ese momento se encontraban en clases, por lo que estas fueron suspendidas para el turno tarde y noche. Luego, la medida fue ampliada y se determinó que los estudiantes retornen a las aulas recién el próximo lunes.

Por su parte, desde la Dirección General de Escuelas garantizaron la seguridad de los alumnos. “Las obras se realizan sin suspenderse las clases, ya que la empresa ha estipulado un espacio especial, para que los operarios no tengan contacto con los chicos”, aclaró Hugo Martín, delegado de la DGE en la zona Este.

Con respecto al accidente, Martín lamentó el hecho y expresó que la Fiscalía y la Subsecretaría de Trabajo deberán investigar si se cumplían las normas de protección o la responsabilidad de la empresa”. La firma se quedó con la adjudicación de la obra por un monto de $5,5 millones.  

La importante obra, que comenzó en enero y finalizaría en junio, contempla el recambio de las tejas coloniales y el entablonado de madera, por una estructura más liviana compuesta por chapa de zinc, hierros y aislantes. A esta tarea se le suma la reparación integral de la instalación eléctrica de la escuela.