Recomendaciones para prevenir la enfermedad renal crónica

Se trata de la alteración del funcionamiento de los riñones por más de tres meses y la pérdida gradual de sus funciones. El 17 por ciento de la población mundial mayor de 20 años padece deterioro de la función renal.

MIERCOLES 19 DE JULIO DE 2017 . 00:00

(Foto: Gentileza).

 

La enfermedad renal crónica es la alteración del funcionamiento de los riñones por más de tres meses y la pérdida gradual de sus funciones. Según estimaciones internacionales, más del 17 por ciento de la población mundial mayor de 20 años padece deterioro de la función renal.

En Argentina la incidencia de esta enfermedad se duplicó entre 2002 y 2012, cuando alcanzó al 12 por ciento  de la población, es decir que  al menos 4.600.000 personas presentan algún grado de ERC.

Esto se debió a que entre 2005 y 2009 aumentó la obesidad, del 14,6 al 18 por ciento de la población, mientras que la diabetes pasó en ese lapso del 8 al 9,6 por ciento,  según datos de las Encuestas Nacionales de Factores de Riesgo. La misma estadística muestra que la población mayor de 18 años con hipertensión alcanzó en 2009 el 34,8 por ciento del total.

Los cuatro primeros estadíos del mal funcionamiento de los riñones no presentan síntomas, por lo que representan un desafío por parte de los profesionales de la salud para el diagnóstico temprano para evitar la Enfermedad Renal Crónica Terminal,  que requiere tratamientos de diálisis o trasplante.  Esta última fase de la enfermedad acarrea un importante deterioro de la calidad de vida del paciente y además tiene un alto costo para el sistema sanitario.

Hoy, más de 6100 pacientes esperan un trasplante de riñón. En 2013, el INCUCAI creó el Programa de Abordaje Integral de la Enfermedad Renal Crónica (PAIERC), cuyo enfoque se basa en la inclusión del tema en el primer nivel de atención de la salud, priorizando la promoción de hábitos saludables, favoreciendo la detección precoz y el tratamiento adecuado de la enfermedad.

La Enfermedad Renal Crónica (ERC) es un problema de salud pública mundial. La manifestación más grave de la enfermedad renal es la insuficiencia renal crónica terminal (IRCT) que lleva al paciente a la necesidad de terapia de sustitución renal (diálisis crónica) o al trasplante renal. 

Mientras la incidencia de la IRCT se ha duplicado en los últimos 10 años, hay muchos pacientes con ERC en estadíos tempranos que no tienen diagnóstico y tratamiento. 

Existen evidencias de que el tratamiento precoz de la enfermedad renal puede prevenir o retrasar la progresión a estadíos más graves, reducir o prevenir sus complicaciones y reducir el riesgo asociado a la enfermedad cardiovascular.

¿Quién tiene riesgo de sufrir Enfermedad Renal?

Aquellos que tienen: hábito de fumar, dificultad para orinar, diabetes, hipertensión arterial, enfermedad de corazón, ingesta prolongada o frecuente de medicamentos que pueden dañar los riñones, familiares con enfermedad renal y proteínas o sangre en el examen de orina.

Como así también aquellos que tuvieron accidente cerebro vascular, infarto agudo de miocardio o arteriopatía periférica, enfermedad obstructiva urológica, litiasis renal, infecciones urinarias a repetición y enfermedades renales.

¿Cómo controlar o prevenir la Enfermedad Renal Crónica?

Para esto deberíamos tener una presión arterial menor a 140/90 mm Hg, y en caso de ser diabético o tener proteínas en la orina una presión arterial menor a 130/80, iniciar un tratamiento para dejar de fumar, controlar bien la diabetes, evitar los medicamentos que pueden dañar su riñón como los antinflamatorios, realizar actividad física moderada y mantener un peso adecuado.

Seguramente su médico le recetará algún tipo de tratamiento específico para frenar el avance de su enfermedad renal y evaluará la necesidad de que usted realice una consulta con un especialista en enfermedades renales (nefrólogo).