Cientos de fieles peregrinaron al santuario de San Cayetano en Junín

Los feligreses se acercaron a la parroquia de Orfila para pedir y agradecer al santo de la Providencia por salud y trabajo. La misa estuvo presidida por el obispo auxiliar Dante Braida. La jornada finalizó con la procesión de antorchas.

MARTES 8 DE AGOSTO DE 2017 . 00:00

Los fieles se acercaron al santuario de Orfila (Foto: Este Online).

 

Como todos los años en el departamento de Junín, miles de devotos se acercaron a la capilla de San Cayetano, de Orfila, donde pidieron al santo de la providencia no perder el empleo o conseguir trabajo. La jornada finalizó con la habitual procesión de antorchas sobre la calle de acceso al principal santuario de la provincia.

La celebración arrancó con el primer minuto del lunes, cuando se realizó la primera misa dedicada a los trabajadores. Los cientos de fieles que se encontraban haciendo una vigilia ingresaron a la parroquia para agradecer, pedir y rezar en silencio. Luego, a lo largo de la jornada, hubo cinco misas desde 9 y 17.

Este año, la convocatoria de la organización lleva el lema "Peregrinamos con San Cayetano hacia la Misericordia del Padre". La misa principal se realizó a las 20 y estuvo presidida por el obispo auxiliar de la provincia, Dante Braida. La jornada finalizó con la tradicional procesión de antorchas.

Desde hace 25 años que Delia Lencina, de 63 años, es una de las fieles que encabezó la cola "lenta". “Siempre vengo a agradecer para que mis hijos continúen teniendo trabajo y salud”, mencionó la mujer que llegó acompañada de una vecina de San Martín.

"La primera vez que vine era chica y desde entonces no falté jamás", aseguró a Rosa Liliana, de 40 años, quien llegó desde Palmira para pedir por "la salud de un sobrino y trabajo para su hijo". Por su parte, Claudio Ríos hizo el trayecto para "agradecer que tiene trabajo desde hace muchos años".

En tanto Doris, vendedora desde hace 15 años de llaveros, velas, rosarios y estampitas del santo, afirmó que "la vedette" de su puesto "son los imanes con imágenes de San Cayetano a 10 pesos" aunque afirmó que "este siete de agosto hubo mucho menos gente que el año pasado".

San Cayetano es uno de los santos a los que más se les reza y que más estampitas vende año a año. Cada 7 de agosto peregrinan miles de personas para rendirle homenaje, hacerle pedidos y agradecerle, a fuerza de ser nada más y nada menos que el patrono "del pan y del trabajo". Pero son pocos los que conocen su historia de sacrificio y vocación por los demás.

¿Quién fue San Cayetano?

Cayetano de Thiene nació el 9 de octubre de 1480 en un pueblo del norte de Italia llamado Vicenza y murió el 7 de agosto de 1547 en la ciudad de Nápoles. Es la fecha de su muerte en la que se recuerda al santo y ese día los fieles peregrinan para pedirle por pan y trabajo.

San Cayetano era de una familia muy adinerada. Estudió en la Universidad de Padua donde obtuvo dos doctorados en derecho civil y canónico. Sobresalía por su presencia venerable y por su bondad. Se fue después a Roma, y en esa ciudad capital llegó a ser secretario privado del Papa Julio II, y notario de la Santa Sede.

Fue beatificado el 8 de octubre de 1629 por el papa Urbano VIII y canonizado el 12 de abril de 1671 por el papa Clemente X. Es desde entonces que la Iglesia Católica lo reconoce como San Cayetano, santo de la Providencia, patrono del pan y del trabajo.