Destacan el crecimiento de la bioplanta del Iscamen en Santa Rosa

Constituye una pieza fundamental para el programa de erradicación de la mosca del mediterráneo. Cornejo destacó las obras y la normalización de la empresa. A su vez se entregaron 10 vehículos para el parque automotor del organismo.

JUEVES 24 DE AGOSTO DE 2017 . 15:00

La planta posee 16 mil metros cuadrados y la convierten en la más grande Sudamérica (Foto: Gentileza).

 

El Gobernador Alfredo Cornejo recorrió las obras de mejoras de la bioplanta del Instituto de Sanidad y Calidad Agropecuaria de Mendoza (Iscamen), ubicada en Santa Rosa. Es una infraestructura única en el país, y sus más de 16.000 metros cuadrados la convierten en la más grande de su tipo en Sudamérica.

“Intervenimos el Iscamen y lo normalizamos, con profesionalismo, transparencia, eficacia y eficiencia. Esta empresa está entre las cuatro primeras de Argentina por dimensión y tecnología. La hemos recuperado para que provea al mundo de pulpa estéril. Hoy producimos más, con menor costo”, destacó el mandatario.

La bioplanta constituye una pieza fundamental para el programa de erradicación de la mosca del mediterráneo de la provincia. El control de este insecto está basado en la utilización de la misma plaga, que va en un todo de acuerdo con la tendencia mundial que restringe el uso de agroquímicos. Además, abastece a la mayor parte de los programas sobre la mosca de los frutos en Argentina.

En cuanto a las mejoras en el último año, la nueva gestión ha realizado la incorporación de nuevos equipos de enfriamiento para salas de cría, recambio de fuentes del irradiador, sistema automatizado de control ambiental, reparación de planta de tratamientos de aguas-efluentes, reparación de carros de transporte y remodelaciones edilicias.

En la actualidad, la bioplanta produce aproximadamente 230 millones de insectos estériles semanalmente. Se espera con las mejoras aumentar la capacidad elevando su producción para la presente campaña a 350/380 millones, con el objeto a mediano plazo de alcanzar los 500 millones semanales, potencial máximo de la planta.

Se trata básicamente de una gigantesca fábrica productora de insectos donde cada sala imita las condiciones naturales de la mosca del Mediterráneo, con el propósito de que los insectos criados allí cumplan con todo su ciclo biológico natural (huevo, larva, pupa o capullo, adulto). Posteriormente, son esterilizados y liberados al ambiente para que durante la cópula con ejemplares silvestres, no dejen descendencia. Se protege así la producción local de los efectos ocasionados por las larvas de la plaga.

Además, se busca potenciar el perfil multipropósito de la bioplanta, para la aplicación de la técnica a otras plagas que afectan tanto a la agricultura como a la salud humana, como por ejemplo determinados tipos de mosquitos.

Recibimos una planta deteriorada y con deudas

Cornejo remarcó que “su gestión recibió una planta del Iscamen totalmente deteriorada, hoy miramos hacia adelante y sabemos que podemos producir y vender mucho más. En el pasado nuestra agricultura había perdido la posibilidad de vender a la Patagonia y en el exterior; hoy estamos recuperando esos mercados”.

En este sentido, el presidente del Iscamen, Alejandro Molero, aseguró que “fue un primer año difícil porque tuvimos que iniciar sin presupuesto y con deudas de más de $130 millones. Durante diez años no hubo ningún tipo de inversión y un parque automotor absolutamente diezmado, tenía 22 vehículos en taller sin ser arreglados y se habían alquilado 32 vehículos que le insumían un importante gasto”.

Por este motivo, Molero destacó que “con las directivas del Gobernador de eficientizar el gasto, hemos recuperado el estatus sanitario requerido y que cada uno de los productores de Mendoza pudiera comerciar fuera de los límites de la provincia. Hoy se pagan los sueldos y se ha pagado a todos los proveedores en tiempo y forma, con obras en cada sector de la provincia y con menos presupuesto que la gestión anterior”.

Posteriormente, Molero recordó que “el Iscamen tiene una serie de programas  fundamentales e importantes para la provincia. Se encarga de controlar cada agroquímico y tiene la potestad de regular cada semilla que se planta en el territorio provincial. Además, capacita a los productores para tener un agro limpio, entre otras cosas de gran importancia para que Mendoza pueda llegar a los mercados más exigentes del mundo con su producción agropecuaria”.

En octubre de 2016, profesionales y autoridades del Iscamen participaron en Buenos Aires en la novena mesa de trabajo sobre mosca del Mediterráneo del Hemisferio Occidental. En este marco, Molero firmó un convenio para el desembolso, por parte de la Nación, de $16 millones. A esto se le sumó la inversión de $18 millones proveniente de fondos provinciales.