Entregan difusores de feromonas en San Martín

Productores recibieron el kit para la técnica de confusión sexual que posibilita la lucha activa contra la polilla de la vid. "Nuestro mayor objetivo es mantener la calidad de nuestros vinos", sostuvo Cornejo.

VIERNES 15 DE SETIEMBRE DE 2017 . 00:00

(Foto: Gentileza).

 
circulo
Por Javier Disparti

Productores vitícolas del Este provincial recibieron el kit para la técnica de confusión sexual (TCS) y fueron capacitados para iniciar una lucha activa contra la polilla de la vid que ingresó a la provincia hace 7 años. La campaña abarca el saneamiento de miles de hectáreas, distribuidas en los oasis Norte, Este, Sur y Valle de Uco.

El acto se desarrolló ayer en la delegación de Iscamen de San Martín, donde el presidente de la entidad, Alejandro Molero, y el gobernador Alfredo Cornejo, participaron de la entrega de los difusores. También estuvieron presentes el ministro Martín Kerchner, legisladores provinciales y autoridades locales.

“Se trata de un método técnico, relativamente nuevo, que ya se ha aplicado en otros lugares con bastante éxito. Nuestro mayor objetivo es mantener la calidad de nuestros vinos”, sostuvo el gobernador Alfredo Cornejo acompañado por el titular del Iscamen, Alejandro Molero y el ministro de Economía, Infraestructura y Energía, Martín Kerchner.

De esta manera sostuvo que la provincia lleva adelante una “campaña sin precedentes” para combatir la plaga. La lucha contra la polilla de la vid surge tras la necesidad de “sostener el prestigio de la bebida que representa a los mendocinos y fundamentalmente la de nuestros mercados”, añadió el mandatario provincial.

El programa de erradicación de Lobesia botrana se fijó junto a organismos nacionales y entidades del sector vitícola. Los 400 millones de pesos dispuestos por el Gobierno nacional para combatir la plaga abrieron la puerta para comenzar a diseñar un plan efectivo para el control y la posterior erradicación de la polilla de la vid, que actualmente afecta 170 mil hectáreas cultivadas de Mendoza y San Juan.

En nuestra provincia, además de las feromonas, se combinan herramientas para su control en las 130.000 hectáreas inscriptas para el operativo de control 2017. A nivel local, el Iscamen, en coordinación con el Senasa y representantes de entidades vitivinícolas, trabaja en la logística de entrega de los insumos con el fin abastecer a los productores.

Se comenzó con la asistencia con difusores de feromonas a 6.428 fincas, 4.916 productores completando un total de 61.428 ha con la técnica de confusión sexual (TCS) en ocho bloques, además de la cobertura de productores con uva de mesa y orgánicos.

El impacto negativo de la Lobesia botrana sobre las plantaciones ocasiona pérdidas tanto para consumo en fresco como para destinada a la vinificación. Además cierra posibilidades de comercialización debido a las restricciones que imponen los países importadores de estos productos.

La TCS es una medida muy eficaz para evitar el crecimiento de la población de la polilla de la vid, disminuir los daños que causa la plaga y, en consecuencia, evitar su dispersión. Los difusores son de fácil colocación y permiten controlar la plaga con bajo impacto ambiental.

Los dispositivos deben colocarse en el viñedo antes del inicio de la floración, en las zonas cuarentenadas, logrando que la feromona esté distribuida en el ambiente antes de que comiencen los primeros vuelos de la plaga, asegurando el control temprano de la primera generación.