Respaldo a la fumigación aérea para el control de la polilla de la vid

Organismos técnicos como el INTA, la Facultad de Ciencias Agrarias y el Senasa junto a entidades vitivinícolas confirmaron las modalidades del combate contra la plaga que afecta a los productores desde hace 6 años.

DOMINGO 29 DE OCTUBRE DE 2017 . 14:00

(Foto: Este Online).

 

Organismos técnicos como el INTA, la Facultad de Ciencias Agrarias y el Senasa junto a entidades vitivinícolas confirmaron que los productos utilizados para la fumigación aérea contra la polilla de la vid, reúnen las condiciones de seguridad y efectividad necesarias para proseguir con el plan de control sanitario.

En el encuentro, realizado en la sede del INV, se analizaron todos los aspectos técnicos y científicos del operativo de control que se está llevando adelante en función de las controversias suscitadas a partir de opiniones expresadas por algunos profesionales de la Facultad de Ciencias Agrarias y del INTA.

Cabe señalar que hace unos días se realizó un ensayo de aplicaciones aéreas sobre decenas de colmenas, a fin de garantizar y mitigar dudas sobre la inocuidad del producto que se empleará sobre los cultivos mendocinos. Estas acciones se llevarán a cabo hasta la segunda semana de noviembre en 115.000 hectáreas, incluyendo 10.673 propiedades y beneficiando directamente a 7.664 productores. 

Durante la reunión, luego de escuchar los fundamentos técnicos por parte de los especialistas, los presentes acordaron el apoyo y acompañamiento a las acciones realizadas por el ISCAMEN y Senasa, teniendo en cuenta que todos los elementos de dicha estrategia han sido evaluados para asegurar que las aplicaciones aéreas sean seguras para la población, así como también para la fauna benéfica, y a la vez efectivas para el control de la plaga.

En este sentido, se estableció que los organismos sanitarios adoptarán las medidas técnicas  necesarias en las aplicaciones como las zonas de exclusión, respetando las distancias de seguridad de 200 metros de casas, zonas pobladas, escuelas, fuentes de agua, cultivos distintos de vid y otros puntos sensibles para que las aplicaciones sean seguras.

También se acordó que todos los miembros pueden asistir a las tareas de aplicación, para realizar el seguimiento de las mismas. De esta manera, el INTA llevará a cabo los estudios necesarios pudiendo participar la Facultad de Ciencias Agrarias de los mismos.

Cabe destacar que todas las acciones implementadas han sido previamente consensuadas en el ámbito del Comité Técnico Asesor, el cual desde el 2012 mantiene reuniones periódicas y fue formalizado a partir la Ley 27227/15.

En representación del Gobierno mendocino asistió el Subsecretario de Agricultura, Alejandro Zlotolow; el presidente del Instituto de Sanidad y Calidad Agropecuaria (ISCAMEN), Alejandro Molero; y la secretaria técnica, Mariel Vanin; en tanto que por el Ministerio de San Juan participó el director de Sanidad Vegetal, Diego Molina.

En representación del Senasa asistió la directora de Sanidad Vegetal, Wilda Ramírez Enrique Closa y el responsable de Sanidad Apícola, Mauricio Rabinovich; en tanto que para representar al Ministerio de Agroindustria de la Nación estuvo presente el subsecretario de Desarrollo Territorial, Felipe Crespo.

Además, estuvieron representantes de los institutos nacionales de Tecnología Agropecuaria (INTA), de Vitivinicultura (INV), de Semillas (Inase) y de la Universidad Nacional de Cuyo, y por parte de la producción privada miembros de diferentes asociaciones, entre ellas Bodegas de Argentina, Corporación Vitivinícola Argentina (Coviar), Asociación de Cooperativas Vitivinícolas (ACOVI), Asociación de productores de uva en fresco, Centro de Bodegueros y Viñateros del Este, entre otras entidades empresariales.