El municipio de Rivadavia homenajeó a familias rurales en su día

Fueron homenajeados José Marcial Péres, Juan Fidel Morello, Justo Ramón Pallero, Juan Carlos González, Darío Jesús Díaz y José Aporta, todos ellos por su incansable labor en la vitivinicultura. Se celebra cada 5 de diciembre.

MIERCOLES 6 DE DICIEMBRE DE 2017 . 00:00

(Foto: Municipalidad de Rivadavia).

 

En el monumento a la Familia Rural, que está plasmado en el Paseo del Lago Municipal de Rivadavia, el intendente Miguel Ronco, realizó la entrega una réplica del monolito a cada uno de los homenajeados.

En esta oportunidad, fueron homenajeados José Marcial Péres (Andrade), Juan Fidel Morello (La Libertad), Justo Ramón Pallero (El Mirador), Juan Carlos González (El Mirador), Darío Jesús Díaz (Medrano) y José Aporta (El Mirador), todos ellos por su incansable labor en la vitivinicultura.

El acto contó con la presencia del Presidente del Honorable Concejo Deliberante, Lucio Gutiérrez y los concejales Damián Arancibia, Beatriz Sánchez, Amalia Del Río, Anabella Machín, Ruth Canciani y Mauricio Di Cesare, además de los directores de las diferentes áreas del municipio.

Cabe señalar que el Senado y la Cámara de Diputados de Mendoza sancionó la Ley Nº 8.940, que instituye el día 5 de diciembre de cada año como "Día de la Familia Rural" en conmemoración de la fecha de inauguración del primer Monumento a la Familia Rural, ubicado en Rivadavia.

La ley fundamenta que las poblaciones rurales fueron tanto en la antigüedad como en la Edad Media los centros más importantes de concentración poblacional, poder e importancia que fueron perdiendo a partir del crecimiento de las ciudades y centros urbanos desde el siglo XV hasta la actualidad.

La familia rural, entendida como tal, no sólo incluye a aquella que por su identificación con el término “rural” trabaja en los quehaceres propios de las zonas rurales, tales como agricultores, productores, ganaderos, tamberos, etc.; sino, y en un sentido más amplio, comprende a todas aquellas familias que con el aporte de su trabajo diario, contribuyen para que las zonas rurales puedan nacer, desarrollarse, crecer y sobre todo permanecer.

Así encontramos, al comerciante que abastece a la zona de los insumos; al maestro que se afinca en estos sitios, empleados de establecimientos industriales y/o agropecuarios, médicos, enfermeros, bicicletero, mecánico, panadero, al agenciero, farmacéutico, a quienes están a cargo de Bibliotecas Populares, clubes, capillas, consorcios de servicios públicos, etc.

Estas familias que deciden habitar las zonas rurales o que por historia generacional permanecen en su pueblo, son la semilla que fija con el tiempo la idiosincrasia de cada lugar. Es entonces, esta célula de unidad, que con su trabajo silencioso y anónimo, distribuida a lo largo de toda la geografía del país y que subsiste aún frente a las adversidades económicas o sociales, la verdadera hacedora de la historia de su nación que colabora con su crecimiento y desarrollo.

En este sentido resulta pertinente considerar que la familia rural combina una base de reproducción biosocial y cultural con una reproducción de la fuerza de trabajo de diversos sectores de la economía nacional.

Consideramos además, que la incorporación en los calendarios escolares de este día como jornada de homenaje y reflexión, permitirá concienciar y otorgar un mejor conocimiento de los procesos sociales, económicos y demográficos que afectan a este importante núcleo de la sociedad.

También su reconocimiento, a través del presente proyecto, tiene como objetivo incentivar a los gobiernos a fin de que implementen políticas públicas tendientes a garantizar la igualdad de condiciones tanto a los sectores rurales como a las ciudades cabeceras. Ello, en pos de proteger a las familias rurales y darles la oportunidad de continuar poblando y desarrollándose en su lugar de origen, sin que tengan que emigrar a la ciudad, en busca de mejores condiciones de vida.

Proponemos como fecha representativa para este homenaje, el 05 de diciembre por ser el día de la inauguración del primer Monumento a la Familia Rural, localizado en la Ciudad de Rivadavia, Mendoza, como un hecho “único en el país”.

Este monumento surgió como iniciativa del hijo de una familia rural del Distrito El Mirador, de Rivadavia. José Robles. Las autoridades Municipales recogieron tal iniciativa y mediante un concurso organizado junto a la Facultad de Artes y Diseño de la Universidad Nacional de Cuyo crearon el monumento.

En dicho concurso participó un gran número de artistas plásticos de la Provincia; el jurado estuvo integrado por representantes de la Universidad Nacional de Cuyo de la Facultad de Artes y Diseño, de la Municipalidad de Rivadavia, Sindicato de Obreros y Empleados Vitivinícolas y Concejales Distritales, resultando ganadoras las artistas rivadavienses María Ana Morón y Roxana Paola Ferrer, quienes serían las encargadas de la realización de la obra.

El conjunto arquitectónico del Monumento a la Familia Rural, se encuentra ubicado en el Paseo del Lago Municipal, del Departamento de Rivadavia, es un relieve escultórico que narra la historia del desierto que se hace fértil gracias a la acción del agua y trabajo de nuestros hombres y mujeres. Se compone de una base cilíndrica levemente cónica ornamentada con un llamativo friso que muestra, en colorido altorrelieve, una imagen del sol, de la tierra, del agua, del huarpe, de los frutos de la tierra, de la familia de inmigrantes, del espacio rural y su familia trabajadora.

Esta base es bañada por un curso de agua corriente, permanente que proviene de una hijuela, que desemboca en el lago. Desde esta base se accede por medio de una amplia escalinata a su parte superior, en el piso de la cual, se encuentra empotrada una estructura que muestra una brújula orientada y en el centro de la misma se eleva, a gran altura, el mástil que ostenta el Pabellón Nacional.

Este monumento no sólo resulta relevante por su envergadura, sino por su potente significación: poder homenajear a la familia rural mediante este tipo de obras es poner de manifiesto el profundo respeto, reconocimiento y veneración por quien le da sustento al desarrollo y crecimiento humano, social, económico y cultural de la provincia y el país.

Como antecedentes importantes para la presente, cabe mencionar que mediante Ordenanza Nº 4499 del 22 de junio de 2010, el Departamento de Rivadavia, declaró de interés Cultural Departamental el Monumento a la Familia Rural, como así también instituyó el día 05 de diciembre como “Día de la familia Rural”, autorizando a realizar cada 05 de diciembre un acto conmemorativo.