Desvalijaron un centro de discapacidad y las pérdidas superan los $200.000

Cadim sufrió un significativo robo mientras sus encargados estaban en duelo por la pérdida de su hijo de 18 años. Se llevaron casi todo los materiales de valor económico. Está en riesgo el inicio de clases a casi veinte jóvenes de toda la región. 

VIERNES 2 DE MARZO DE 2018 . 00:00

Los delincuentes se llevaron todo lo que encontraron del estudio de radio (Foto: Cadim).

 
circulo
Por Javier Disparti

La comunidad del Centro Amigo del Discapacitado Motor (Cadim), de San Martín, que atiende a personas con problemas motrices y parálisis cerebral, sufrió otro duro golpe en el comienzo de este año. Sus encargados, quienes aún no se recuperan de la repentina muerte de su hijo de 18 años, se encontraron con el desolador panorama de que habían desvalijado la institución.  

El robo fue descubierto en la tarde del miércoles, cuando la vigilancia del barrio descubrió roturas en el alambrado y en las ventanas. Sin embargo, se desconoce con exactitud cuándo habría sucedido ya que la institución permanece cerrada durante las vacaciones. Además, en las últimas semanas, el lugar no había recibido la visita de sus encargados, quienes estaban en duelo por la pérdida física de Ivo a fines de enero.

Teniendo en cuenta esta situación y con todo el tiempo a su favor, los sujetos hicieron tres enormes agujeros en la tela perimetral e ingresaron tras romper los ingresos. Una vez adentro, se llevaron computadoras, equipos de audio, instrumentos musicales, todas las herramientas de los talleres y algunas máquinas destinadas para fisioterapia. No satisfechos con esto, se ensañaron con el lugar y ocasionaron importantes destrozos.

Debido al saqueo, Cadim se quedó prácticamente sin herramientas para asistir a casi 20 chicos con discapacidad. “Es muy doloroso lo que estamos viviendo, se hace muy difícil seguir así. Con el dolor que significa perder a un hijo, ahora nos encontramos con este hecho que nos impide comenzar las clases”, expresó Fernando Alin, encargado de la institución que funciona en el barrio Círculo Médico, detrás del Palacio Judicial.

Para entender la gravedad del hecho, los directivos calculan que reponer los faltantes y arreglar los daños superaría los 200 mil pesos. Hay que tener en cuenta que los alumnos no pagan cuota ni ingreso por ser una entidad sin fines de lucro, y que la institución subsiste a través del sacrificio de su personal y de las donaciones que realizan sus socios.

Al momento de detallar los elementos robados, la institución informó que los individuos se alzaron con una caladora de banco, una amoladora, un taladro, una cortadora de cerámica y una caja de herramientas, que los chicos utilizaban en los talleres para crear diferentes objetos, que luego eran donados en hogares de ancianos y en jardines de infantes.

Como si fuera poco, y lo que más les duele a los encargados de la institución, es que los delincuentes se llevaron absolutamente todo lo que formaba parte del estudio de radio: una consola de ocho canales, micrófonos multifuncionales, una computadora de escritorio, diez tablets personalizadas, una notebook, dos impresoras multifunción, un módem de internet, un equipo de música y un Smart TV de 44’’.

“Cuando ingresé, lo primero que observé fue que se habían llevado absolutamente todos los elementos de la radio. En ese momento no pude contener mis lágrimas, ya que en ese lugar se desempeñaba nuestro hijo, quien se ocupaba de cada detalle y de que todo funcionara correctamente”, agregó Alin en compañía de su esposa, Patricia.

Pero esto no fue todo, la lista de materiales robados se completa con una bicicleta fija, una cinta caminadora con motor, dos tensiómetros digitales, un colchón antiesacaras, una desmalezadora, una cortadora de césped, un horno microondas, dos teclados y una guitarra, mercadería, artículos de limpieza, un comprensor de 30 litros y una bomba HP que se utilizaba para el funcionamiento del consultorio de odontología.

“Cualquier donación siempre es bien recibida, se han llevado elementos difíciles de reponer y que sirven para los diferentes talleres y para el tratamiento físico que reciben periódicamente los chicos. Es un daño grande el que nos han hecho”, finalizó Alin, quien agradeció la preocupación y solidaridad de allegados a la institución.

Al lugar acudió personal de Policía Científica que recogió alrededor de 30 huellas dactilares y genéticas, que podrían servir para encontrar a los culpables. Mientras que en los alrededores sólo se encontraron algunos elementos que habrían sido utilizados para romper el alambrado y las aberturas.

Cabe señalar que detrás de Cadim, se encuentra un terreno repleto de malezas que alcanzan hasta los dos metros. Ante esta situación, los vecinos han realizado reiterados reclamos en el municipio, pero pocas veces han recibido respuestas. Se cree que este escenario fue propicio para que los delincuentes pudieran actuar sin ser descubiertos, además de que las cámaras de vigilancia del Palacio Judicial tampoco lograron divisarlos.

Una breve reseña de esta noble institución

Cadim funciona, en San Martín, desde enero de 1998 recibiendo a personas con discapacidad motora y/o parálisis cerebral de toda la zona Este. Desde entonces, no sólo significa un importante espacio de contención para muchos chicos, sino que además ha sido impulsora y receptora de importantes actividades, generando el nacimiento de grandes artistas en la institución.