Graves acusaciones de CEO de La Salada contra Salgado

El empresario Jorge Castillo desmintió que le deba 2 millones de pesos al intendente y acusó a la Municipalidad de cobros ilegales a los feriantes y de quedarse con 10 millones de pesos de la playa de estacionamiento.

JUEVES 11 DE FEBRERO DE 2016 . 7:39

Jorge Castillo durante la reunión con los concejales de Santa Rosa (Foto: Este Online).

 
circulo

El CEO de La Salada, Jorge Castillo, se presentó ayer en el Concejo Deliberante de Santa Rosa y complicó la situación de Sergio Salgado al brindar detalles sobre un acuerdo tácito que ambos habrían acordado para el funcionamiento del megapolo en ese departamento.

En las últimas semanas, el intendente justicialista denunció públicamente que La Salada le debía 2 millones de pesos en concepto de tasas municipales. Ante esta acusación, el empresario decidió presentarse espontáneamente ante la Comisión Investigadora que analiza la destitución del jefe comunal.

Durante la audiencia, Castillo no sólo negó la deuda denunciada por Salgado, sino que además dijo que la Municipalidad de Santa Rosa se quedaba con la explotación económica de la playa de estacionamiento a cambio del pago de impuestos municipales.

En este sentido, el dueño de La Salada expresó que la municipalidad recaudó unos 10 millones de pesos (un promedio de $50 mil por fin de semana) desde que el megapolo comenzó a funcionar en setiembre de 2013, en un predio de 58 hectáreas situado sobre la Ruta Nacional 7.

Cabe mencionar que, desde entonces, La Salada funciona sin habilitación municipal. En este sentido, Castillo indicó que en varias oportunidades pidió plasmar en un documento la reglamentación del acuerdo “de palabra” que tenía con el intendente, pero que siempre recibió evasivas.

Ante la negativa del jefe comunal, Castillo decidió posponer la ampliación del megapolo textil y las obras que había anunciado antes de su desembarco a Mendoza, como la construcción de un hotel, una estación de servicios, una terminal de ómnibus y hasta un mini estadio para eventos.

Asimismo, Castillo denunció que la municipalidad percibe un ingreso ilegal a través de bonos que les cobra a los feriantes del predio. Se trata de montos que oscilan entre los 30 y 100 pesos, pero que están representados en “flores”, con el fin de evadir cargas fiscales y evitar ser denunciados.

Por su parte, la presidenta del Concejo Deliberante de Santa Rosa, Norma Trigo, se comprometió junto al resto de los concejales a trabajar en la habilitación de La Salada, con una reglamentación acorde a lo que establece el municipio.