Denuncian instalación de una antena de telefonía celular

Vecinos están molestos y preocupados por el emplazamiento de una antena sin permiso y en una zona prohibida. La estructura se levanta en el patio de una vivienda familiar y pretenden simularla en un tanque de agua. Pedidos a la comuna.

SÁBADO 9 DE ABRIL DE 2016 . 10:39

La estructura se está instalando en el patio de un inmueble de una zona residencial (Foto: Este Online).

 
circulo

Vecinos de una zona residencial de San Martín denunciaron la realización de trabajos previos a la instalación de una supuesta antena para telefonía celular, que una empresa pretende ubicar "en un sitio no habilitado para tal fin y sin contar con el permiso de habilitación pertinente del municipio”.

La antena radioeléctrica de comunicación está siendo instalada en el fondo de un inmueble ubicado sobre la calle Almirante Brown al 435, entre Maipú y Patricias Mendocinas, a pocos metros del centro comercial y financiero de la ciudad departamental. Se trata de una zona urbana donde además hay establecimientos educativos y centros de salud.

Ante esta situación, un grupo de vecinos decidió auto convocarse y presentarse en la Municipalidad de San Martín para solicitar información al respecto. A raíz del reclamo, se realizó una inspección en el inmueble, donde indicaron que se instalará un tanque de agua de 10 mil litros, según consta en el boleto de inspección nº 1392.

Lo cierto es que nuestro medio tuvo la posibilidad de observar el avance de la obra desde un techo colindante. Allí, detrás de un frondoso árbol, operarios han construido una base de concreto sobre la que han levantado cuatro estructuras metálicas de unos 8 metros de altura que, aparentemente, sostendrán un tanque de agua para luego ocultar la antena.

“El jueves juntamos firmas y presentamos una nota dirigida al intendente Jorge Giménez, donde manifestamos nuestra disconformidad por la ubicación de la antena y por los consecuentes daños en la salud que podrían ocasionar las radiaciones”, señaló el vecino Oscar Villarreal en declaraciones a Este Online.

Al mismo tiempo, los concejales Mauricio Petri y Sergio Dubé (UCR) acompañaron el pedido de los vecinos y elevaron un pedido de informes al Ejecutivo. “La municipalidad tiene la facultad de prohibir la instalación de antenas en zonas urbanas de acuerdo a la normativa vigente”, expresó Petri a nuestro diario.

Cabe señalar que desde 2005, en San Martín, rige la ordenanza nº 2101 que prohíbe la instalación de torres de telecomunicaciones en zonas urbanas. Dentro de los puntos más sobresalientes de la norma, se detalla que no se pueden emplazar antenas en sectores residenciales y a menos de 1.000 metros de distancia de escuelas, clubes, hogares de ancianos, centros de salud, clínicas y hospitales.

Consultando sobre el procedimiento formal que deben realizar las compañías para la obtención de los permisos de habilitación, el ex concejal Gabriel Sosa (FPV) indicó que “en noviembre de 2015 se aprobó la ordenanza 2685 (de su autoría) que regula la instalación de antenas para optimizar los distintos servicios de comunicaciones y telecomunicación”.

Sin embargo, la ordenanza anteriormente mencionada aún no ha sido reglamentada y por este motivo, según el artículo 4, todavía no se ha creado el “Registro Municipal de Estructuras y Antenas de Comunicación”, el cual estará a cargo, justamente, de Gabriel Sosa como autoridad de aplicación.
 
La nueva normativa, además de establecer preceptos para su regulación, también establece una serie de requisitos ambientales como mediciones de valores de densidad de potencia, documentación que avale la inexistencia de efectos nocivos sobre la salud, diagrama de campo de influencia y un sistema de monitoreo continuo de radicaciones, entre otros.

Por otra parte, los titulares de las antenas deben cumplir con la obligación de adoptar como referencia el estándar nacional de seguridad para la exposición a radiofrecuencias comprendidas entre 100 KHz y 300 GHz, estipulados en la resolución n° 202/95 del Ministerio de Salud y Acción Social de la Nación, la cual señala los niveles máximos permisibles de exposición de los seres humanos a las radiaciones no ionizantes.

Desde la Municipalidad de San Martín adelantaron que si se confirma el emplazamiento sin la correspondiente habilitación, “la antena será clausurada”. Sin embargo, a pesar de las inspecciones y el incumplimiento a las normas vigentes, las autoridades aún no han frenado la obra que continúa avanzando a gran ritmo.

En la mayoría de los casos, las empresas realizan “acuerdos monetarios” con los dueños de los terrenos donde ellos quieren instalar sus torres. “Que haya proliferación de antenas ilegales no es casual. Son compañías que quieren mejorar sus servicios de telecomunicaciones y cuentan con dinero para hacer acuerdos con particulares”, indicaron.

Con este hecho se reabrió nuevamente una polémica que también se ha reflejado en otras ciudades. Por un lado, la antena es necesaria para tener un mejor servicio de telefonía móvil. Pero por el otro, hay estudios de impacto ambiental que señalan que las radiaciones emitidas afectan gravemente la salud de las personas.

Según investigaciones publicadas en revistas científicas, la contaminación electromagnética puede generar efectos adversos como cefaleas, alergias, insomnio, depresión, ansiedad, leucemia infantil, cáncer, Alzheimer, abortos, malformaciones congénitas y hasta alteraciones en el comportamiento.