Instalan sistema para prevenir heladas en zonas agrarias

Investigadores de la Universidad Tecnológica Nacional desarrollan en Junín un sistema de sensores inalámbricos que permite conocer en tiempo real información sobre el estado de un campo cultivado y la predicción climática para el mismo.

JUEVES 2 DE JUNIO DE 2016 . 6:19

Los sensores se instalan a diferentes niveles de altura (Foto: Este Online).

 
circulo
Por Javier Disparti

Un sistema desarrollado por la Universidad Tecnológica Nacional (UTN) permite conocer en tiempo real información sobre el estado de una zona agraria y la predicción climática para la misma. Este sistema utiliza una red de sensores inalámbricos que ayuda a la prevención de heladas en diferentes cultivos.

Las primeras pruebas se desarrollan en el predio del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA), de Junín. En el lugar se instalaron 22 nodos (4 prototipos de largo alcance, 2 con antenas externas y 16 con antenas de chip) que envían datos al servidor ubicado en el laboratorio Inria-EVA en París, Francia.

De esta manera, los sensores analizan la evolución de la temperatura y la humedad en cada una de las distintas zonas, y en función de la luz estima cuándo y dónde es probable que se produzca una helada. Así, el agricultor puede prevenir el daño antes de que este se produzca, minimizando el tiempo y localizándolo en las zonas con más riesgo.

A esto se suma que al ser un terreno agrícola puede haber obstáculos, tanto fijos como móviles, que dificulten las comunicaciones y el envío de los datos. Para garantizar el funcionamiento del sistema, independientemente de las circunstancias, la mayoría de los nodos se aplicaron en postes de cinco metros de altura.

Actualmente, las redes de sensores inalámbricos están siendo muy usadas, ya que permiten conocer diferentes parámetros asociados al estado de un cultivo de forma distribuida, instantánea y a distancia. De esta forma, midiendo variables ambientales, es posible analizar el estado de maduración, la presencia de plagas o prever condiciones climatológicas.

Precisamente, sobre ésta última aplicación se ha centrado este equipo de trabajo. Desde la UTN indicaron que las primeras pruebas comenzaron en la Facultad de Agronomía de Luján y desde abril se trasladaron al INTA de Junín. Allí, se colocaron sensores a diferentes niveles de altura entre las huertas de durazno, ciruelos y también en viñedos.  

“El 8 de abril comenzamos a trabajar en el INTA y a los cinco días iniciamos las primeras pruebas de conectividad, fuera y dentro de los huertos para obtener puntos de vista acerca de la futura red. A su vez, nos fijamos en las posibles distancias que podíamos lograr y la conectividad global entre los árboles”, señalaron a Este Online.

Los pequeños dispositivos están interconectados entre sí mediante una malla de comunicaciones capaz de adquirir información de su entorno y transmitirla al servidor. De este modo, cualquier usuario interesado en conocer esta información puede visitar la página www.savethepeaches.com/livedata.

“Los cultivos son muy sensibles a la temperatura, y necesitan ser protegidos cuando existe el riesgo de heladas. Por ejemplo, en 2013, el 85% de la producción de durazno en Mendoza se perdió a causa de las heladas. Por este motivo, nuestro objetivo es aumentar drásticamente la previsibilidad de heladas utilizando tecnología de redes inalámbricas de baja potencia”, agregaron a nuestro medio.