San Martín: La mayoría de las paradas de micros están a la intemperie

Los refugios para esperar colectivos se encuentran en mal estado, o son muy chicos o directamente no existen, de modo tal que las personas no pueden protegerse de las inclemencias climáticas. Los usuarios señalan que hace años no hay cambios.

VIERNES 22 DE JULIO DE 2016 . 6:34

Parada ubicada sobre en avenida Salta y España (Foto: Este Online)

 
circulo

A pesar de que el día amanezca con lluvia, viento o sol, gran parte de la población debe dirigirse todos los días a trabajar o estudiar y, salvo que cuenten con un vehículo propio, muchos no tienen otra alternativa que usar el transporte público como medio de traslado.

Esto no sería un problema si no fuera porque la mayoría de las paradas del departamento de San Martín no cuentan con una garita para resguardar a los usuarios de las inclemencias climáticas. Incluso, las existentes no están en las mejores condiciones o son demasiadas chicas.

Sólo basta con hacer un recorrido para observar a mujeres embarazadas o con niños, ancianos o personas con alguna discapacidad esperando el colectivo a la intemperie. Esta situación se ha convertido en una postal común que, desde hace tiempo, el municipio no ha dado señales para intentar cambiarla.

Este escenario puede contemplarse a lo largo de la ruta 50, entre las ciudades de Palmira y San Martín, o sobre las principales avenidas que conforman el recorrido diario del transporte interurbano. La imagen también se repite en algunos barrios, donde ni siquiera existe alguna señalización que indique la parada de una línea específica.

En las avenidas Boulogne Sur Mer, Avellaneda, Salta, Lima, Mitre y Tucumán, donde confluyen las principales líneas del transporte, solamente existen dos estructuras para una importante cantidad de usuarios que se moviliza a diferentes localidades del departamento o a las ciudades aledañas.

Una de las paradas más concurridas se encuentra sobre la avenida Salta, a metros de calle España. Allí, una docente de la escuela Raquel Butera explicó que “la dificultad se presenta para los adultos mayores o embarazadas, porque la pequeña y precaria estructura no sirve de resguardo para todos”.  

Frente al hospital Perrupato, se encuentra la parada de colectivos más grande de la ciudad. Se trata de una estructura de caños y techos de chapa con capacidad para 10 personas sentadas. Sin embargo, su diseño fue tan ineficazmente construido que no protege a la gente ni del frío ni de la lluvia.

Incluso, con la remodelación de la avenida Eva Perón, principal ingreso a la ciudad, el municipio de San Martín no planificó la colocación de refugios para los usuarios del transporte público. Además, la única estructura existente quedó inutilizada tras la remoción del piso que realizó la empresa constructora.

"Todas las mañanas tenemos que esperar el servicio directo sin ninguna protección. Ni mencionar aquellos días cuando llueve”, expresó Agostina, una estudiante de psicología que, al igual que decenas de personas, todos los días espera el colectivo sobre la avenida Eva Perón.

Lo cierto es que San Martín, a diferencia de otros departamentos de la región, lleva varios años sin impulsar cambios en las paradas de los colectivos. En Junín, por ejemplo, se construyeron refugios con diseños modernos y con materiales antivandálicos, que pueden observarse a lo largo de la avenida Mitre y el carril Retamo.