El Carrizal alcanzó su cota máxima de almacenamiento

Fue posible tras las obras que se realizaron en los últimos meses. La elevación del vertedero original permitirá mejorar las condiciones de riego y la sustentabilidad de 20 mil productores y 99 mil hectáreas de la región Este. Mirá el video.

VIERNES 22 DE JULIO DE 2016 . 20:21

El Carrizal luce magnífico (Foto: Irrigación Mendoza)

 
circulo

El embalse El Carrizal recuperó su cota máxima de almacenamiento tras la primera etapa de las obras de ingeniería e hidráulica que culminaron a principios de este año. Esta nueva obra permitirá mejorar las condiciones de riego y mantener, con una proyección a 30 años, la sustentabilidad de 20 mil productores y 99 mil hectáreas de la región Este.

Los trabajos iniciales consistieron en la construcción de una estructura de hormigón armado de 253 metros de extensión, que permitieron elevar la altura original del vertedero con un perfil hidráulico compatible. Esto permitió incrementar el nivel de vertido en 1,50 metros con un aumento de 50 hectómetros cúbicos de la capacidad total de El Carrizal.

Los trabajos comenzaron a desarrollarse en agosto del año pasado y finalizaron en enero, demandando una inversión de $16 millones. De esta manera, al alcanzarse la cuota máxima, se puede observar el pase del agua sobre los escurrimientos superficiales situados junto al paredón de la presa.

En principio, el Departamento General de Irrigación estimaba que el embalse alcanzara su capacidad máxima a mediados de agosto. Por este motivo, el logro fue celebrado por su titular, José Luis Álvarez, quien compartió un video y fotos en su cuenta de twitter.

“Esta obra le permitirá a los productores de la zona Este la posibilidad de irrigar de manera mucho más ordenada las hectáreas que tienen a su cargo”, comentó Álvarez sobre los beneficios del proyecto que tendrá tres etapas y una inversión de 27 millones de pesos.

El Carrizal comenzó a construirse en 1965 y fue habilitado en 1971, con una capacidad máxima de 390 hectómetros cúbicos de agua y un plazo de vida útil de 45 años. Con el paso del tiempo, ese volumen se redujo un 30% por la gran acumulación de sedimentos en la base, lo que afectaba de manera directa la distribución del agua en su área de influencia.

Cabe destacar que el embalse regula el caudal proveniente del río Tunuyán Superior y lo distribuye para riego de los cinco departamentos del Este, a través de la cuenca del Tunuyán inferior y de una extensa red de canales. Al mismo tiempo, es compartido también por el departamento de Luján de Cuyo.

De esta manera, las obras permitirán mayor volumen de agua, lo cual permitirá distribuirla durante los próximos 30 años. Se preservará el acuífero subterráneo, habrá mayor capacidad de almacenamiento, mayor flexibilidad y distribución. Además, la mejora de la vida útil del embalse redunda en la atracción de inversiones; ya que permite mejoras en la calidad del agua y mejor adaptación al cambio climático.

“La segunda obra consiste en la re instrumentación de toda la presa. Todas las presas de la provincia poseen un sistema de monitoreo y control permanente y de eso se trata esta etapa”, sostuvo el Superintendente del Departamento de Irrigación de Mendoza, José Luis Álvarez.

En tanto, la tercera etapa consiste en “la construcción de una trampa de sólidos aguas arriba. Es decir, la creación de muros de contención para que no sigan ingresando los sólidos que llegan con el agua y, de esta manera, aumentar la vida útil de El Carrizal por los próximos 30 a 50 años”, agregó Álvarez.