Alumnos caminan por la calle porque no hay vereda ni banquina

Un grupo de chicos de la escuela Ricardo Day, de Junín, camina todos los días por la calle Belgrano, mientras los autos, camiones y colectivos circulan en ambas direcciones. Piden una ciclovía para evitar accidentes.

MARTES 9 DE AGOSTO DE 2016 . 00:59

Los chicos caminan por la calle a pesar del intenso tránsito (Foto: Este Online).

 
circulo
Por Javier Disparti

Un grupo de alumnos de la escuela 1-205 Ricardo Day, de Junín, camina todos los días por la calle Belgrano, mientras los autos, camiones y colectivos circulan en las dos direcciones. La ausencia de banquinas o veredas obliga a los jóvenes a ocupar el mismo espacio que los vehículos.

La situación es riesgosa en los horarios pico, pero sobre todo a primera hora de la mañana y en la noche, cuando la luz resulta insuficiente para divisarlos. De hecho, no sólo los jóvenes que asisten a la escuela ocupan la calle, sino también los vecinos y varias mujeres que caminan con niños pequeños. 

“Las maestras nos han dicho que caminemos del lado contrario, así vemos a los autos cuando vienen”, señaló Agostina, una de las alumnas. Con su compañero Matías plantearon que por la calle transitan camiones y varios vehículos que pasan “muy cerquita” de los chicos que caminan por la calzada que divide los departamentos de Junín y Rivadavia.

La escuela primaria, a la que asisten más de cien alumnos repartidos en dos turnos, está ubicada en la calle Martín García, a pocos metros del carril Retamo, en la localidad de Algarrobo Grande. Al lugar, la mayoría de los chicos llega caminando o en bicicleta, mientras que pocos lo hacen en vehículos o en transporte público de pasajeros.

Soledad Torres, una de las tantas madres que camina dos veces al día para acompañar a sus hijos, aseguró a Este Online: “Tenemos que venir sí o sí por la calle porque no hay vereda y tampoco banquina. Por eso, es un peligro a cualquier hora, no sólo para los chicos de la escuela, sino también para los que vivimos en esta zona”.

Padres y vecinos del lugar coinciden en la necesidad de una ciclovía en uno de los laterales de la calle Belgrano, entre Comandante Torres y San Isidro. “Lo ideal sería construir una bicisenda, porque los vehículos circulan a alta velocidad desde que se asfaltó este tramo hace unos ocho años”, indicó Isidro Trevizán, quien vive a pocos metros del edificio escolar.

Desde hace unos meses, en la intersección de la calle Belgrano y Martín García, un móvil de la policía regula el tránsito en el horario de salida de los estudiantes. Sin embargo, esta acción no es suficiente, ya que los chicos luego deben caminar varios metros sobre la peligrosa calzada.

“Es un peligro constante. No solo los autos circulan rápido, también las motos y camiones. Al parecer no miden la velocidad con la que vienen o no les importa ni su vida, ni la de los demás. Incluso esta mañana (por ayer) casi nos atropellan cuando llevaba a mi hija a clases”, expresó Eugenia junto a su hija Priscila de 11 años.

Otro de los padres manifestó que “han sido testigos varias veces de accidentes que milagrosamente no finalizaron en tragedia. La hora pico es un verdadero descontrol. Creo que el municipio debería construir una ciclovía o disponer de una movilidad, y no esperar a que tengamos que lamentar una muerte”.