Postergan el recambio del techo de la escuela Corrientes

El llamado a licitación se hará en los próximos días. Los trabajos, postergados desde hace cinco años, demandarán una inversión de $5,5 millones. La obra estará lista para el inicio del ciclo lectivo 2017.

MARTES 13 DE SETIEMBRE DE 2016 . 20:47

(Foto: Este Online).

 

Finalmente, luego de cinco años de espera, por cuestiones presupuestarias, la Subsecretaría de Infraestructura Social Básica comenzará a ejecutar en noviembre el remplazo definitivo de toda la cubierta de techo de la emblemática escuela 1-055 Corrientes de San Martín, obra muy esperada por su comunidad educativa.

El proceso licitatorio para concretar la obra se encuentra muy avanzado y está previsto que el llamado a la presentación de ofertas se realice antes de que finalice setiembre. De esta manera, el objetivo es que docentes y alumnos del emblemático establecimiento del este provincial puedan contar con las flamantes refacciones en el inicio del ciclo lectivo 2017.

“Hemos tenido muchas postergaciones con la obra de esta escuela. Pero el proceso licitatorio está muy avanzado y en los próximos días realizaremos el llamado para la presentación de ofertas. Nuestro objetivo es que comencemos los trabajos en los primeros días de noviembre y terminarla para el inicio del próximo ciclo lectivo”, indicó el subdirector de Mantenimiento y Reparaciones de Escuelas, Emilio Pastorino.

Según consta en los pliegos, los trabajos tendrán un plazo de ejecución de 6 meses y demandarán una inversión oficial de $5.500.000, recursos provendrán íntegramente del presupuesto provincial. En principio, esta obra había sido anunciada a partir de setiembre.

Una estructura liviana

La importante obra contempla un recambio de 1.900 metros cuadrados de cubierta de techo (actualmente, de tejas coloniales y entablonado de madera) por una estructura más liviana compuesta por chapa de zinc enmalletada, hierros y aislantes.

Además, está previsto el remplazo de la totalidad del cielorraso suspendido existente por otro de yeso. Y la reparación integral de toda la instalación eléctrica, que también está deteriorada por el paso de los años.

Los alumnos no serán trasladados a otro edificio mientras la obra se encuentre en ejecución ya que las tareas se harán por tramos y se tomarán todos los recaudos de seguridad necesarios para aislar a los chicos y docentes de los trabajos.