Uno de cada 4 adultos que contrae neumonía muere al cabo de un año 

Los datos corresponden a una investigación realizada en tres ciudades de Latinoamérica. Los especialistas destacan la importancia de una mayor concientización y recomiendan la vacunación como medida de prevención.

MARTES 29 DE NOVIEMBRE DE 2016 . 9:30

(Foto: Archivo).

 

‘Uno de cada cuatro adultos que contrae neumonía fallece durante el primer año de recibido el diagnóstico’. Esta conclusión corresponde a los resultados preliminares de una investigación que analizó el impacto de la neumonía adquirida en la comunidad (NAC), es decir la que se contagia fuera del ámbito hospitalario, en casi 3 mil personas de tres ciudades de la Argentina, Paraguay y Uruguay.

La investigación, denominada ‘Vigilancia de la neumonía adquirida en la comunidad basada en la población de tres ciudades de Latinoamérica’, está siendo realizada por FUNCEI y se presentaron los resultados correspondientes a la primera etapa, comprendida entre enero de 2012 y septiembre de 2015. Incluyó a 5.118 adultos que acudieron en busca de atención médica con síntomas respiratorios sugestivos de infección respiratoria baja con una edad promedio de 63 años de las ciudades de General Roca (Argentina), Rivera (Uruguay) y Concepción (Paraguay), de los cuales el 51,2% (2.619) recibió el diagnóstico de neumonía.

“Entre los hallazgos de esta investigación, además de una muy elevada incidencia de neumonía, encontramos que el 23,11% de quienes padecían la enfermedad fallecieron al cabo de un año, una cifra llamativamente superior a las estadísticas internacionales. Esto es particularmente preocupante, sobre todo tratándose de una enfermedad que es prevenible mediante vacunación y que, detectada a tiempo y con el tratamiento adecuado, ofrece un buen pronóstico”, sostuvo Gustavo Lopardo, médico infectólogo, actual Presidente de la Sociedad Argentina de Infectología (SADI) y coordinador del relevamiento.

Otro dato que llamó la atención es que sólo el 16,7% de las personas habían sido vacunadas contra la neumonía. En cuanto al tratamiento, el 66,7% debió ser internada y un 22,9% requirió cuidados intensivos. Se encontraron una o más comorbilidades en 7 de cada 10 casos (69,3%), como ser enfermedad cardiovascular, tabaquismo, EPOC o diabetes, situaciones que aumentan considerablemente el riesgo de la neumonía. La pérdida promedio de jornadas activas asociadas a la enfermedad fue de 10 días.

En General Roca, la incidencia anual detectada entre el grupo de mayores de 65 años, el segmento más vulnerable y con mayor índice de mortalidad, fue de 22,04 a 38,85 casos por cada 1.000 habitantes por año, más del doble en comparación con las otras dos ciudades. La mortalidad general durante los 14 días posteriores al inicio del cuadro fue de 11,6% para General Roca, 13,1% en la Ciudad de Concepción, y 10,9% en Rivera.

La neumonía se caracteriza por ser una infección en los pulmones causada, generalmente, por bacterias -siendo la más común el neumococo-, aunque también puede ser producida por virus y en ocasiones por hongos. Los episodios de neumonía causados por neumococo son responsables en el mundo de 1,6 millones de muertes anuales. Si bien se suele abordar de manera ambulatoria, en algunas ocasiones en las que el cuadro es de gravedad requiere internación. Es una patología común y los síntomas que pueden llevar a su sospecha son tos, fiebre, dificultad para respirar, catarro y escalofríos.

“Conforme la población envejece, es esperable que la incidencia de neumonía aumente. La expectativa de vida se prolonga y por esta razón cada vez veremos mayor cantidad de casos de neumonía en adultos mayores. Hoy contamos con la posibilidad de prevenirla mediante la vacunación. Sin embargo, el conocimiento de la importancia de la vacunación para prevenir la neumonía neumocóccica en adultos es escaso y esto se ve reflejado en las bajas tasas de cobertura que se observan”, destacó Gustavo Lopardo, Presidente de la Sociedad Argentina de Infectología (SADI).

Como complemento de la investigación, se realizó a casi todos los pacientes (95%) un análisis de orina con el objetivo de detectar la presencia de neumococo, la principal bacteria causante de la neumonía. Si bien un pequeño porcentaje (5%) de pacientes dio positivo, la mortalidad luego de 14 días en este grupo fue casi el doble que en el resto (18,6% vs. 10,3%).

Conocimiento de la neumonía en América Latina

Paralelamente a la presentación de esta investigación, se dieron a conocer los resultados de una encuesta realizada entre marzo y abril de este año sobre 3.253 personas mayores de 50 años de Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, México y Perú, que indagó sobre el grado de conocimiento sobre la neumonía adquirida en la comunidad.

Entre los resultados, se vio que solo 3 de cada 10 (29%) consideraba que estaba en riesgo de contraer la enfermedad, cuando en realidad se trata de un grupo etario expuesto, mientras que casi la mitad de los encuestados (47%) desconocía la existencia de una vacuna para su prevención.

Si bien prácticamente la totalidad de los participantes (94%) había oído hablar de la neumonía, solamente un tercio (32%) conocía que se trata de una infección respiratoria aguda que afecta a los pulmones.

Otro dato llamativo fue que el 65% de quienes no se habían vacunado aseguró que la razón es que su médico no se lo había recomendado, lo que denota la importancia de la concientización de esta enfermedad.

“Conocer, por un lado, que las personas perciben a la neumonía como algo lejano y que difícilmente les ocurra y, por el otro, la alta incidencia de la patología en nuestra región, nos brinda una pauta clara: debemos trabajar en la concientización. Nuestro objetivo primario debe ser lograr que la comunidad conozca que existe esta patología, que puede ser mortal, pero que afortunadamente se puede prevenir”, manifestó Alejandro Cané, médico infectólogo, Líder de Asuntos Médicos, Clínicos y Científicos de Vacunas para Mercados Emergentes de Pfizer.

Cabe señalar que el relevamiento fue realizado por la consultora A+A y correspondió a una iniciativa de Pfizer y de la Federación Internacional de Envejecimiento.