Más de 100 mil familias lograron su vivienda propia en 75 años del IPV
En los últimos 18 años, su función tuvo un cambio de rumbo. Además de la construcción de conjuntos habitacionales, el IPV incursionó en obras que transforman el hábitat de los barrios más vulnerables, con intervenciones que apuntan a la inclusión social y urbana.
 
Por Redacción
22 de setiembre de 2022
Crédito: Gobierno de Mendoza.
 

Como todos los 22 de setiembre, el Instituto Provincial de la Vivienda (IPV) celebra un nuevo aniversario al servicio de los mendocinos, en el que renueva el objetivo de garantizar el derecho a una vivienda digna a todos los sectores de la población que lo requieren.

Este organismo nace para brindar una solución habitacional a los mendocinos de menores recursos. Se creó en 1947 bajo la Ley 1658 y fue el primero de este tipo en todo el territorio nacional.

Desde su creación, el IPV le ha mejorado la calidad de vida a 109.822 familias, a través de una casa nueva o con intervenciones a viviendas precarias.

En los últimos 18 años, su función tuvo un cambio de rumbo. Además de la construcción de conjuntos habitacionales, el IPV incursionó en obras que transforman el hábitat de los barrios más vulnerables, con intervenciones que apuntan a la inclusión social y urbana.

A través de programas financiados por la Nación y organismos internacionales (BIRF), alrededor de 28.000 familias fueron integradas a la trama urbana mediante obras de urbanismo, infraestructura, servicios y obras de mitigación.

En la actualidad, el Instituto Provincial de la Vivienda ha optado por un enfoque más comprometido con el cuidado del medio ambiente. Es por eso que sus acciones promueven una gestión integral del hábitat de manera sostenible.

Respecto de este objetivo, son muchas las metas alcanzadas en los últimos años:

  • Se han desarrollado y ejecutado proyectos ambientalmente sustentables, como son los prototipos PRISMA y SOLAR, elaborados por el Laboratorio de Vivienda.
  • Más de 30% de los barrios que se encuentran en ejecución y en proceso de licitación corresponden a sistemas constructivos industrializados, lo que disminuye los plazos de obra y optimizan el consumo energético a las familias que habiten las viviendas.
  • Se está cumpliendo con la Ley de Etiquetado de Eficiencia Energética, alcanzando la categoría C, teniendo en cuenta la eficiencia energética de las unidades construidas con sistemas industrializados.

Las acciones no solo se enfocaron en la construcción de viviendas sino también en la mejora continua de los procesos que realiza. Tanto es así, que este año el IPV logró pasar las auditorias que le permitieron alcanzar un ciclo completo de certificación de calidad bajo las normas ISO 9001:2005. Esta certificación demuestra la calidad alcanzada en el proceso de licitación pública de viviendas.

Tras este logro, el IPV decidió ampliar el alcance de la certificación a la atención al público, que se ofrece tanto de manera virtual como presencial.

En este sentido, se evaluó la calidad de los servicios prestados tanto a los adjudicatarios como al público en general que realiza trámites en la sede del IPV, y por los canales digitales que se fueron incorporando en los últimos años.

Finalmente, la incorporación de nuevos programa de vivienda y diversas fuentes de financiamiento le posibilitó al IPV llegar con una solución a miles de nuevos hogares que tienen diversas necesidades.

Por todo esto, y mucho más, el Instituto Provincial de la Vivienda celebra ser parte de la vida de las familias mendocinas desde hace 75 años.

Y los mendocinos también lo festejan, porque gracias a la tarea diaria del IPV, Mendoza se transforma.