Agente encubierto digital, la herramienta que busca luchar contra los delitos informáticos
El Senado aprobó la ley que establece cómo deberá trabajar el personal de Seguridad o de la Justicia en casos de abusos de menores o estafas a través de internet.
 
Por Redacción
2 de febrero de 2024
David Sáez, senador provincial, opinó sobre el proyecto aprobado.
 

El Senado de Mendoza aprobó por unanimidad una modificación en el Código Procesal Penal que habilita una nueva figura: el agente encubierto digital, que se implementará en las investigaciones por abusos de menores y estafas en internet, entre otros delitos digitales.

“En un contexto signado por las nuevas tecnologías, la provincia de Mendoza ha decidido dar un paso fundamental y que nos pone una vez más a la vanguardia en la lucha contra los delitos virtuales. Se trata de una herramienta concreta para la prevención o resolución de delitos cometidos en la modalidad virtual”, indicó el senador David Sáez.

La iniciativa establece modificaciones al Código Procesal Penal brindando una herramienta concreta, para que la justicia y la policía, logren luchar contra los delitos digitales, contra el abuso de menores y contra las estafas, como fue en su momento, otra de las herramientas como el de la reincidencia, que terminó con la puerta giratoria en Mendoza.

“De esta manera, con la aprobación de la figura del agente encubierto digital desde la Cámara de Senadores nos ponemos a la saga de las Convenciones Internacionales en política de seguridad virtual, adaptando nuestro Código Procesal Penal a un contexto signado por las nuevas tecnologías”, agregó Sáez. 

Además, a través de esta herramienta, se crea la posibilidad de blindar a la comunidad contra actos delictivos perpetrados a través de las redes sociales y otros formatos virtuales, que atentan contra nuestras niñeces y adolescencias, y la vida y bienes económicos de toda la ciudadanía.

A través del espíritu del nuevo articulado de la ley, las tecnologías de la información se ponen al servicio de los principios de prevención especial contra el delito, impidiendo su consumación, encubrimiento, y facilitación.

Por último, Sáez sostuvo que “sin lugar a dudas, estamos ante un nuevo capítulo en el proceso de transformación de la Justicia de Mendoza, iniciado en la primera gestión del actual gobernador Alfredo Cornejo; y que busca agilizar, modernizar y hacer más efectivo y eficiente al servicio de Justicia”.

¿De qué se trata?

    • El fiscal podrá requerir fundadamente ante el Juez Penal Colegiado la actuación encubierta de un agente en los casos de la investigación de delitos en que resulte necesaria la interacción en entornos o plataformas digitales.
    • Se considera agente encubierto digital al funcionario de las fuerzas de seguridad o miembro del Ministerio Público Fiscal autorizado que, previo prestar su consentimiento, oculte o utilice un perfil digital encubierto, interactúe y se relacione digitalmente a través de tecnologías de la información y de la comunicación con el objeto de: identificar o detener a los autores, partícipes o encubridores de un delito; impedir la consumación de un delito; o para reunir información o elementos de prueba necesarios para la investigación.
    • La autorización de este medio de investigación excepcional se emitirá por decreto fundado, en el marco de la investigación de delitos previstos en los artículos 128, 131 del Código Penal, delitos concretos de especial gravedad o de investigación compleja y siempre que existan motivos suficientes que acrediten que el éxito de la investigación esté seriamente dificultado de no recurrirse a este medio, o que se trata de delitos cometidos a través de medios informáticos que no permiten otra forma de investigación.
    • La actuación encubierta no podrá exceder de 180 días a contar desde su autorización.
    • Los perfiles o identidades digitales en ningún caso podrán ser imágenes de personas reales, serán creados y administrados por personal técnico idóneo del Ministerio Público Fiscal y bajo el control directo del Fiscal a cargo de la investigación, quien hará constar las directivas, reservando en caja de seguridad: la denominación y características del perfil utilizado por el agente encubierto; plataformas digitales donde se actuará; claves de acceso validadas y actividad concreta a desarrollar por el agente.
    • Una vez concluida la intervención del agente encubierto informático el agente Fiscal dejara constancias de su existencia en el legajo/expediente.
    • Este agente encubierto digital, con autorización específica para ello, podrá intercambiar o enviar por sí mismo archivos ilícitos por razón de su contenido.
    • El agente encubierto informático estará exento de responsabilidad criminal por aquellas actuaciones que sean consecuencia necesaria del desarrollo de la investigación, siempre que guarden la debida proporcionalidad con la finalidad de ésta y no constituyan una provocación al delito.
    • Siempre que se vincule con la investigación de un delito de su competencia, el fiscal podrá ordenar a cualquier persona humana o jurídica en el territorio provincial, la presentación de datos informáticos, electrónicos o digitales o en un dispositivo de almacenamiento informático que obre en su poder o bajo su control, relativos a la identificación o localización u otra información asociada de un usuario y/o abonado y que se pueda acceder al sistema legítimamente aunque no se encuentre dentro del territorio.
    • El fiscal podrá ordenar a toda persona humana o jurídica que preste un servicio de comunicaciones o a los proveedores de Internet de cualquier clase en jurisdicción argentina, la entrega de datos personales o de identificación de los usuarios y/o abonados u otra información asociada, que tengan bajo su poder o a los que pueda acceder de manera legítima, aunque estén fuera de esa jurisdicción. La orden podrá contener la indicación de que la medida deberá mantenerse secreta bajo apercibimiento de sanción penal y con las limitaciones establecidas en el Art. 225 del CPP.
    • El destinatario quedará obligado a adoptar todas las medidas técnicas de seguridad necesarias, para mantener en secreto la medida ordenada por el Magistrado.
    • La norma también establece el aseguramiento de datos informáticos almacenados, el secuestro, apertura y análisis del sistema Informático e incautación de datos, y la custodia o depósito.